Mostrando entradas con la etiqueta El puente de la Cuesta de las Doblas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta El puente de la Cuesta de las Doblas. Mostrar todas las entradas

lunes, 3 de diciembre de 2018

Breves apuntes sobre los tres puentes construidos en Sanlúcar la Mayor.El puente de la Cuesta de las Doblas,


El puente de la Cuesta de las Doblas,
Breves apuntes sobre los tres puentes construidos en Sanlúcar la Mayor.
Según nuestro historiador D. Enrique Ramos Sanchez Palencia en su libro sobre la historia de Sanlúcar la Mayor,nos revela la importancia que nuestro pueblo tuvo en toda la comarca para los pueblos cercanos, para su paso por nuestro pueblo en su comunicación y transportes.Para no alejarnos muy atrás en el tiempo, partiré desde el periodo Tartésico.
Ciudad ibero-romana de Laelia.
 Laelia constituye uno de los yacimientos más singulares de la provincia.El Yacimiento del Cerro de la Cabeza de Olivares constituye uno de los elementos patrimoniales más singulares de la provincia de Sevilla. Fundada en el Bronce Final durante el periodo tartésico, recibe una fuerte influencia cultural fenicia a partir del siglo VIII a.c. Se mantiene ininterrumpidamente poblada hasta la conquista cristiana de la zona ya en el siglo XIII dc.
Con la conquista romana, la ciudad, entonces turdetana, es integrada y asimilada por Roma bajo el nombre de Laelia. Será una importante plaza comercial y productiva que llega incluso a acuñar su propia moneda en época republicana y a desarrollar una población considerable.
Descrita por Plinio, Laelia fundamentaba su existencia en el comercio de metales procedentes de la vecina Aznalcóllar y en la rica producción agrícola del Aljarafe. La navegabilidad del río Guadiamar permitía la pronta salida de las producciones hacia el mar, situado en ese periodo a pocos kilómetros.Su posición, junto al Corredor Verde del Guadiamar, la convierte además en un lugar de gran interés medioambiental.
El Imperio Romano disfrutó, entre el siglo III a.c.
y el siglo V d.c., de la riqueza de las tierras del Guadalquivir, y nuestro Guadiamar que por aquel entonce los romanos lo llamaban Maenoba, su ancho espacio permite la navegación para los barcos que transportaban las mercancías de otros países para la ciudad de Itálica,siendo en aquella época navegable hasta cierta altura por lo menos en invierno. Se localizan, perdidas entre la tierra de labor roturada, multitud de villas romanas encontrándose monedas, piedras de telares, tuberías de plomo, etc. En el siglo I a. C. se había construido el acueducto de Itálica, con origen en la zona de Gerena y destino la ciudad de Itálica. Durante la ampliación de esta ciudad se construyó otro acueducto con origen en Tejada y que sustituyó al primitivo por su mayor caudal y mejores aguas. A la altura de Aznalcázar se encuentran los restos de un puente romano.
de sus vinos, aceite, cereales y minerales. También
supieron apreciar el ingenio y la sabiduría de sus
habitantes: el filósofo Séneca y los dos emperadores romanos
Trajano y Adriano, que proceden de Itálica, en
pleno Aljarafe.Los romanos fueron los fundadores de la ciudad de Sevilla.
Su asentamiento comienza con Itálica, como primera
referencia, sobre el año 206 a.C. después de la
batalla de llipa y continua en el siglo I a.C. con la llegada
de Julio César a Sevilla, en donde se establece la
colonia de Julia Romula Hispalis.
Pero casi nada se puede explicar sin la presencia de
la civilización romana: Las lenguas latinas, la cultura,
el derecho, las obras públicas, etc.
Los conquistadores romanos llamaron Vergetum (vergel)
a estas tierras, que exportaban vino y aceite a Roma
y a otras ciudades del Imperio.

 De esta época se conservan infinidad de vestigios, y no hay población del
Aljarafe que no cuente con un trocito de su historia romana.No cabe la menor duda de que casi todas las localidades del Aljarafe contaron con estos primeros asentamientos romanos, interpretados como villas romanas.






Gracias por visitar nuestros blogs